Historia

 

El territorio de la actual Diócesis de Sincelejo perteneció, desde el 24 de abril de 1534, a la Diócesis de Cartagena de Indias, por breve de su S.S. Clemente VII, quien erigió esa Diócesis con un amplio territorio.

Los Obispos de Cartagena fueron los primeros interesados en la evangelización de estos territorios. En efecto, ya para entonces dividieron el territorio en nueve vicarías foráneas, correspondiendo el actual territorio de la Diócesis de Sincelejo, a las vicarías de San José y de San Francisco de Asís, a las que pertenecían, respectivamente, las parroquias de Corozal, Sincé, Colosó y las parroquias de Sincelejo, Toluviejo, Tolú y Sampués.

También se anexaron a la Diócesis parte de los territorios de la Prefectura Apostólica del Sinú y San Jorge, que comprenden hoy las parroquias de San Marcos, San Benito, Santiago, Caimito, Majagual y Sucre.

Dicha prelatura fue erigida como tal el 12 de mayo de 1924. El Departamento de Sucre fue creado mediante la Ley 47 de 1966 del Congreso de la República, y publicada su aprobación el 1º de marzo de 1967. Este hecho históricamente importante para la ciudad de Sincelejo y la región, hizo pensar a nuestra gente que el complemento del Departamento era la erección de la Diócesis.

La condición de ciudad mimada por el Arzobispo de Cartagena, Monseñor José Ignacio López Umaña, hizo que los pasos se dieran sigilosamente para no herir la susceptibilidad, dado el afecto y la estima que Mons. López manifestaba por Sincelejo.

El 25 de abril de 1969 se publicó la Bula que creaba la Diócesis de Sincelejo, separándola de la Arquidiócesis de Cartagena, y conformada por todo el territorio que comprendía el Departamento de Sucre, en el que se hallaba incluido parte del territorio del Vicariato Apostólico del San Jorge, regentado por los misioneros de Burgos.

En el momento del nacimiento de la Diócesis había 20 sacerdotes diocesanos, nueve sacerdotes religiosos, seis comunidades religiosas, tres seminaristas y 17 parroquias organizadas con párrocos permanentes.